¿Por qué BIM es valioso para propietarios y desarrolladores?

Por: Arq. Roderick Anderson

Recientemente tuve el honor de participar como “Keynote Speaker” en el 2016 BIC BIM International Conference, en su locación en la ciudad de Sao Paulo, Brasil.  Entre las diversas conferencias de profesionales de distintos países, una de las oportunidades interesantes fue compartir con otros especialistas que lideran esfuerzos de uso de BIM para muy diversas necesidades dentro de la industria de la construcción.

La noche antes del congreso, tuve una amena y elevada conversación con un arquitecto de Nueva York y un Ingeniero Civil de Londres, en la que los tres coincidíamos muy enfáticamente que un elemento faltante para el mayor desarrollo de BIM es que los propietarios puedan entender más sobre cómo BIM les beneficia.  De esta manera, los inversionistas podrán exigir la entrega de sus proyectos en BIM, y sabrán qué pedir como entregables reales.

En realidad, los beneficios de diseñar y desarrollar proyectos en BIM son de múltiples aristas. Quiero enfocar estas palabras hacia el beneficio para los proyectos y sus empresarios ya que quienes se benefician de las bondades y ventajas de diseñar y desarrollar correctamente en BIM deben ser las obras mismas, y de forma directa sus propietarios.

El uso correcto de BIM trae consigo múltiples ventajas como son: facilidad de visualización, verdadera coordinación en equipos de disciplinas de diseño, reducción y eliminación de errores, y cuantificación certera. Más importante que todo, el simple hecho de saber que los planos no muestran mentiras, ya que un modelo BIM no puede mentir.

 

La importancia de la visualización

Su valor real es innumerable. Usualmente pensaríamos que la visualización la consideramos en el ámbito de presentación y venta del proyecto.  En realidad, su valor real es más profundo.  Consiste en permitir que los profesionales en el diseño puedan en realidad entender y analizar los distintos elementos que en conjunto forman un proyecto.  Así el arquitecto, como líder del equipo, puede tomar las decisiones necesarias según la prioridad de elementos en uno u otro caso. Con las herramientas de visualización se puede además afinar el diseño para lograr coordinar los elementos en espacios ajustados, a fines de diseños limpios y modernos.

 

El trabajo de diseño a la antigua – el conocido CAD

En las estructuras tradicionales de diseño, cada disciplina de trabajo en realidad opera en “silos” independientes, cada quien preocupado de la parte que le atañe. Además de esto, el producto entregable se concentra en los planos en 2D (CAD) que en realidad pueden tener gran cantidad de errores y faltas de coordinación que son realmente difíciles de poder identificar y eliminar.

Otro problema viene cuando existen cambios en el proyecto, especialmente en la etapa de desarrollo de planos constructivos o peor aún durante la construcción. Cuando un cambio se genera en un proyecto, en las estructuras en 2D (CAD) hay que cambiar de forma manual ese elemento cuantas veces aparezca en el proyecto.

Se torna un trabajo tedioso y repetitivo que se delega en algún dibujante quien cambia unas cuantas instancias, pero ni siquiera se percata de decenas de otras. Esto causa un verdadero dolor de cabeza en la obra ya que se tienen varios dibujos representando distintas medidas o diseño de un mismo elemento y nadie sabe cuál es el correcto.

Multipliquemos esto por centenares de detalles y el resultado es que se debe constantemente hacer consultas, causando retrasos y pérdida de dinero.

Aparecen entonces las figuras de “coordinadores de proyecto” quienes en gran parte se dedican a tratar de velar que haya una congruencia entre el trabajo de cada disciplina.  Esta necesidad puede en realidad reducirse significativamente e incluso casi desaparecer.

La diferencia de un proyecto en BIM

Cuando un proyecto se diseña y desarrolla en verdadero BIM, cuando se realizan cambios, éstos se replegarán de forma automática y actualizará cuantas vistas o instancias sea necesario.  El proceso de obra es más fluido y eficaz, con menos consultas y dudas innecesarias.  La energía y concentración de los profesionales se puede enfocar en asuntos importantes y no en constantemente responder y resolver dudas mundanas y errores de planos.

He visto múltiples proyectos donde ya sea la constructora o bien el propietario, terminan incorporando personal dedicado únicamente a la revisión y coordinación de planos.  Igualmente, esto queda a cargo de una persona, cuyo nivel y capacidad es a veces de nivel bajo, y se le da la responsabilidad de revisar y arreglar el trabajo de equipos de ingenieros y arquitectos quienes diseñaron originalmente el proyecto.  ¿Desde el punto de vista del propietario no es mejor invertir durante la etapa inicial en contratar firmas de diseño que realmente incorporen BIM en su proceso de trabajo?  Ese posible ahorro en contratar una firma de diseño más barata puede ser la fuente de tener que estar arreglando todo sobre la marcha.

¿Qué es el verdadero BIM?

Tal vez habrán notado que he usado ya varias veces el término “verdadero BIM”. En esto me refiero a aquellos proyectos que sean realizados desde su concepción, durante su etapa de diseño, a través de su desarrollo de planos de construcción, y durante la administración de la obra, a partir de un modelo BIM “vivo” que evoluciona junto con el proyecto.

He visto muchos ejemplos hoy en día de firmas que dicen usar BIM y en realidad lo que hacen es utilizar un paquete de software BIM para crear un modelo 3D para hacer su presentación y poco más.  A la hora de desarrollar los planos de construcción regresan a su zona de confort del 2D (CAD) donde hacen uso de sus dibujantes y sus plantillas y detalles repetitivos de un proyecto a otro y se pierde por completo cualquier ventaja de la tecnología.  Esto no es BIM.

Aquí es donde es esencial que los propietarios, inversionistas, desarrolladores, etc., puedan aprender a diferenciar entre aquellos que realmente pueden decirse especialistas en BIM y quienes dicen serlo.  Esto elevará el nivel de exigencia de las contrataciones, elevará el nivel profesional y resultará en proyectos mejor diseñados y ejecutados de forma más efectiva, eficiente y con menores costos gracias a la reducción de errores y desperdicios de todo tipo.


 

Autor:

Roderick Anderson es el CEO y Director Internacional de Diseño de SARCO Architects Costa Rica, firma de arquitectura dedicada al diseño y construcción de residencias de lujo para clientes internacionales en Costa Rica, Panamá y El Caribe.  Iniciaron el uso exclusivo de BIM en todas sus ejecuciones desde 2002, siendo en este momento expertos en la aplicación en el ciclo de vida completo de cada uno de sus proyectos, desde el diseño conceptual hasta la administración de construcción. Roderick Anderson es además conferencista internacional en tecnologías BIM.  La firma SARCO Architects Costa Rica ha sido galardonada con premios de diseño del International Property Awards en Londres, donde este año recibirá su tercer galardón en Arquitectura en la exclusiva competencia.

 

Related Posts

Casa Magayón: Tropical, moderna y lujosa

Deja un comentario