Las claves de un edificio eficiente

Por: Ing. Paulino Rivas García

Los que nos dedicamos a la Ingeniería y Arquitectura de Edificios, necesitamos además de diseñar y disponer de conocimientos técnicos, económicos, organizativos etc. no olvidar cómo afrontar los cuatro puntos claves en un proceso constructivo para que un edificio sea eficiente, ya no sólo desde el punto de vista energético, sino también desde el punto de vista funcional y operativo. En este artículo se exponen los que, sin lugar a dudas, son los requerimientos necesarios para que un proyecto, un edificio, una obra o cualquier trabajo relacionado con la Edificación, sea un éxito.

 

 

El Diseño

Cuando nos enfrentamos a un nuevo trabajo, debemos tener muy presente las palabras “edificio eficiente”. Un buen diseño será el punto de partida para obtener éxito al final. Sin él, los “cimientos” de nuestro proyecto se tambalearán y tanto desde el punto de vista técnico, como económico, nuestro trabajo será un fracaso.

Es primordial antes de iniciar cualquier encargo, plantearse algunas cuestiones que por muy básicas que parezcan, son verdaderamente importantes:

¿Qué uso va a tener este edificio? ¿Qué necesidades de ocupación? ¿Qué materiales son los más adecuados para esta zona climática? ¿Qué sistema de climatización elegimos? ¿Qué aislamiento es el más eficiente? ¿Qué orientaciones tienen las fachadas y cómo las resuelvo? ¿Son eficientes los equipos de iluminación, climatización, agua caliente sanitaria? ¿He previsto registros de mantenimiento? ¿Energías renovables? ¿Me he asesorado con personas que trabajan en edificios similares? Y, finalmente, después de tener una idea clara de todos estos conceptos: ¿Soy capaz de diseñar algo para que se ejecute con los mínimos problemas y que todos los profesionales implicados dispongan de la máxima información y documentación posible?

Sabemos que en numerosas ocasiones por desconocimiento, plazos, prisas, causas económicas o simplemente por no dejarse asesorar en materias que no dominamos, es complejo conseguir el objetivo, pero creo firmemente que los trabajos de calidad, con tiempo de estudio y diseño, son lo que realmente nos pueden llevar a conseguir un edificio eficiente, desde todos los puntos de vista.

 

La Ejecución

Es la etapa en la que el diseño toma forma y la que acarreará futuros problemas si no se realiza con calidad. A continuación, describo varios aspectos a tener en cuenta:

  • Se debe contar con profesionales que dominen su materia, que sepan cómo ejecutar con calidad, que sean especialistas en lo suyo.
  • Olvidémonos de las prisas, del “todo vale”, y el “hay que terminar como sea”. Hagamos las cosas bien y nos ahorraremos mucho dinero.
  • Coordinación entre los distintos agentes participantes. Es muy importante la comunicación a la hora de ejecutar proyectos, no vayamos cada uno por nuestra cuenta.
  • Seguir las indicaciones de los fabricantes de cada equipo o material para su puesta en obra.
  • Anticiparse a los posibles problemas que puedan surgir y no esperar a que surjan.

 

Lo que sí creo, es que si realizamos un control de ejecución ya sea como Dirección Facultativa o Empresa Consultora, es necesario implicarse en el proyecto como si fuera para nosotros, hacerlo nuestro. Hacer partícipes a todos los agentes pensando en su funcionalidad, no sólo para su inauguración sino a lo largo del tiempo.

 

Pruebas y Comprobaciones

Hemos ejecutado nuestro proyecto, instalando equipos eficientes, aislando eficientemente las envolventes, empleando cerramientos con baja conductividad térmica, etc. Pero todo ello, necesita comprobarse. De poco vale haber realizado un esfuerzo en el diseño y la ejecución si no verificamos y comprobamos lo que hemos ejecutado.

Pongamos unos ejemplos:

  • Hemos diseñado y ejecutado unos cerramientos con baja conductividad térmica. Hemos pasado trabajo en buscar un aislamiento acorde a nuestras necesidades. Se han instalado carpinterías con rotura de puente térmico y de gran calidad. Pero, queremos saber, si lo que hemos diseñado e instalado, funciona. No vale con disponer de sus fichas técnicas, es necesario hacer mediciones puntuales, hacer un muestreo y confirmar que así ha sido.
  • Las instalaciones son una parte fundamental en la eficiencia de un edificio. Estamos hablando del consumo energético, del bienestar y de la seguridad de las personas que van a ocuparlo.

Estas comprobaciones deberán realizarse con personas y equipos especializados; debemos confirmarlo y que los resultados sean favorables y adecuados a lo que se ha calculado.

Para la eficiencia y el funcionamiento al igual que en el apartado anterior, además de realizar las pruebas legales, debemos ir un poco más allá. Si queremos que los consumos sean los previstos, necesitamos medirlos antes de la puesta en funcionamiento definitiva de las instalaciones. Esto conlleva, realizar ajustes y puestas en marcha de forma rigurosa, con personal cualificado y equipos adecuados.

Importantes son las instalaciones de iluminación, calefacción, climatización, ventilación y agua caliente sanitaria, que originan la mayor parte del consumo de un edificio.

Olvidémonos de los papeles y certificados para “pasar” el expediente y nos ahorraremos tiempo y dinero.

Mantenimiento

Se ha concluido con éxito el proyecto encomendado. Estamos felices ya que nuestra obra cumple con la calidad y la eficiencia deseadas. Las mediciones y pruebas de funcionamiento han resultado positivas, el consumo energético es óptimo, pero una vez hecho todo esto ¿abandonamos el edificio? ¿entregamos “las llaves” y nos olvidamos de todo?

Por mucho tiempo que hayamos invertido en los pasos anteriores, sin un buen plan de mantenimiento y una correcta y rigurosa implementación, nuestro proyecto, nuestra propiedad, nuestra obra, nuestro edificio, se volverá ineficiente en un corto espacio de tiempo, los equipos de instalaciones funcionarán de forma deficiente y fuera de sus condiciones de trabajo, las fachadas y cubiertas se irán envejeciendo y los consumos energéticos comenzarán a incrementarse.

Olvidémonos de rellenar partes de trabajo para cumplir el trámite. Adaptemos el plan de mantenimiento a las necesidades de nuestro edificio con profesionales que lo conozcan y que sepan aplicarlo. Ahorraremos tiempo y dinero, consiguiendo que nuestro Edificio Eficiente, lo siga siendo a lo largo de su vida útil.

 


Autor:

Paulino Rivas García, Ingeniero de Instalaciones y Eficiencia Energética. Director de instalacionesyeficienciaenergetica.com.
“Toda mi vida profesional ha estado y está relacionada con las instalaciones y eficiencia energética en los edificios. Me gusta transmitir mis experiencias y conocimientos. Para ello, en el año 2013 nace la web www.instalacionesyeficienciaenergetica.com. Actualmente, uno de los portales más visitados del mundo relacionado con la eficiencia en los edificios”.

 

Related Posts

Sustentabilidad: ¿A qué estamos llamados?
Edificios Automatizados: más seguros, productivos y sostenibles

Deja un comentario