Con el corazón en el Quindío y los pies en el mundo

Altos costos en los terrenos, tránsito complicado, multiplicación de las actividades sociales y una fuerte necesidad de los ciudadanos por acortar las distancias de sus desplazamientos, son algunas de las razones por las que los proyectos de usos mixtos llegaron para quedarse en el mapa de la arquitectura mundial.

En Latinoamérica, México ha sido pionero con construcciones como Conjunto Miyana, Punto Chapultepec y Antara Polanco; hoy la tendencia se expande por el continente y en nuestro país, Mocawa Plaza es un claro ejemplo del excelente trabajo que viene realizando la firma colombiana Márquez y Fajardo.

Inaugurada en abril de 2014 en Armenia, esta edificación de 42 mil metros cuadrados se encuentra ubicada estratégicamente cerca de parques, universidades, entidades bancarias y clínicas. Diseñada para dinamizar y potencializar la zona norte de la ciudad es capaz de condensar variados usos y ocupaciones en su estructura.

El proyecto se compone de una plataforma comercial y empresarial de cinco niveles que funge como base y pieza de transición entre sus tres sótanos de estacionamientos y sus dos torres. Esta plataforma está compuesta por un vacío central sobre el cual gira el centro comercial en tres pisos. En el 4to piso, articulados con este vacío, se encuentran los auditorios del hotel, y siguiendo la forma en el 5to nivel se localizan las oficinas y consultorios.

Sobre estas áreas se eleva la torre de 97 llaves hoteleras y adicional, la estructura de apartamentos que alberga 108 unidades. Las edificaciones rematan en los pisos 16 y 20 respectivamente con un sky club, ambos con piscinas y jacuzzi, y para el hotel incorpora además un restaurante bar.

“Mocawa Plaza es un proyecto de gran magnitud que rompió paradigmas en la ciudad en cuanto alturas y definió el perfil geométrico de la zona norte, sin embargo para la escala humana es un edificio que armoniza con el peatón, su arquitectura es modesta y no compitió con los edificios contiguos los cuales complementan la proporción final del proyecto”, expone el Arq. Andrés Gil, director general de Márquez y Fajardo Arquitectos.

Por si fuera poco, la construcción se desarrolló bajo las premisas de alto rendimiento y bajo impacto ambiental, para ello aplica el uso de estrategias y tecnologías sustentables como:

  • Eficiencia de uso del agua: Cuenta con una planta de tratamiento de aguas grises y reciclaje de aguas lluvias; ambas son recolectadas y tratadas para luego ser entregadas a sanitarios.
  • Eficiencia energética: Implementa iluminación LED.
  • Diseño arquitectónico bioclimático: Concebido desde las dobles alturas, permite el paso de ventilación e iluminación natural.
  • Beneficios de triple resultado: Brinda beneficios económicos al reducirse las tarifas de servicios públicos y aumentarse la valorización, ecológicos debido a su bajo impacto ambiental y sociales gracias a la calidad de vida que ofrece.

Dichas prácticas de responsabilidad lo hicieron merecedor de certificaciones nacionales e internacionales como el Sello Ambiental Colombiano, la Norma Técnica Sectorial Colombiana NTS-TS 002 y el Smart Voyager Express de Turismo Sostenible.

Mocawa Plaza es sin lugar a dudas una de las obras insignia de Márquez y Fajardo, empresa promotora y gestora integral de proyectos y del desarrollo de nuevos negocios, que nace con el respaldo de más de 30 años de experiencia y trayectoria de sus accionistas  fundadores, y un equipo humano interno y externo de profesionales en las áreas de Economía, Negocios Internacionales, Arquitectura, Ingeniería, Jurídica y de Mercado con objetivos altamente eficientes, innovadores y rentables en beneficio de sus clientes, colaboradores y comunidad en general, con responsabilidad social y ambiental.

Related Posts

KMD sigue encontrando oportunidades en los Usos Mixtos
Sistemas prefabricados en madera para una construcción más eficiente y sostenible
ARPRO se compromete por una Bogotá moderna y competitiva

Deja un comentario