ARPRO se compromete por una Bogotá moderna y competitiva

El proceso de revitalización social, económica y urbanística del centro de Bogotá sigue su curso, perfilándose como una de las inversiones y oportunidades más relevantes de la ciudad en sus últimos años. Intervenciones urbanas de gran envergadura han apostado por devolverle la vida a esta zona de ubicación privilegiada propiciando la seguridad, la construcción de ciudadanía y una afianzada dinámica económica.

Dentro del grupo de empresas que han inyectado recursos y esfuerzos para la transformación de Bogotá, destacamos a ARPRO, quienes además han demostrado estar comprometidos con una ciudad más moderna y competitiva, de eso habla la construcción de las torres Atrio que conforman uno de los desarrollos inmobiliarios más importantes de la última década en Colombia, y un nuevo proyecto que ya empezó a materializarse con el nombre de Teleskop.

Este producto inmobiliario que lleva la consigna de “Una nueva perspectiva para ver la ciudad” asciende en una esquina de La Merced, un barrio con historia y tradición arquitectónica, justo sobre la carrera 7a con calle 34, donde coincidirán un desarrollo de viviendas, un uso comercial y de oficinas; un complejo mixto que entiende el valor del tiempo de las personas, la necesidad de estar cerca de sus trabajos y de convivir con facilidades, servicios y áreas comunes realmente funcionales.

Juan Carlos Lemus, gerente de proyectos PMO de ARPRO, nos explica que “El hecho de tener un barrio residencial y de Conservación en frente, edificios importantes a los costados y un futuro vial como lo es la ampliación de la calle 34, ameritaba una edificación amable con su entorno y a su vez un ícono del sector”.

Así, el desarrollo arquitectónico no se encargó solo a una firma sino a dos oficinas de diseño: Konrad Brunner y Gustavo Perry Arquitectos “Quienes además de proponer una arquitectura profundamente estudiada, poseen una experiencia destacada a nivel de fachadas y han entregado una propuesta estética innovadora para esa esquina de la ciudad”. Agrega el Ing. Lemus.

Uno de los pilares de Teleskop es su proceso de planeación y coordinación técnica que involucra un conjunto de prácticas vanguardistas dentro del concepto BIM, el cual permitió virtualizar el proceso real de construcción y reunir a las diferentes disciplinas participantes para identificar de manera temprana interferencias entre las diversas redes que conforman la obra e incrementar significativamente la productividad.

 

 

Configuración:

Con aproximadamente 20 mil mt2 de construcción el proyecto incluye tres niveles de subsuelo con estacionamientos y cuartos técnicos, una planta con accesos y circulaciones independientes para cada uno de los usos y posteriormente una plataforma con el área comercial como primer elemento visible, más dos niveles para la oferta de oficinas que por estar en el centro financiero cuentan con todos los beneficios del sector. La “cintura” del edificio agrupa todos los servicios comunes como salones y áreas de recreación pasiva.

 

A partir del piso 6 y hasta el 24 se despliega el componente de vivienda que ofrece apartamentos desde 47.51 m2 hasta 174.24 m2 de área construida; y de 41.76 m2 hasta 151.27 m2 de área privada. Toda una construcción moderna y de alta calidad.

 

Desafíos:

Uno de los principales retos de la obra surge de su cercanía a la formación Guadalupe donde la naturaleza del suelo es bastante dura, lo que exigió un nivel de fundación con una capacidad de soporte alta, así como controlar y vigilar el asentamiento diferencial que pueda presentar el edificio. Al ser una edificación de altura, la condición de cimentación guardó especial importancia dentro del desarrollo técnico: “La torre está apoyada en un conjunto de pilotes que varían entre 1.20 y 1.50 de diámetro grandes para lo que es común en la ciudad. De manera que fue uno de los puntos a nivel de obra más complejos, pues son equipos especiales y elementos que se deben adquirir en el exterior para trabajar este tipo de pilotaje”. Manifiesta el Ing. Lemus.

Después de un año de labores estamos próximos a ver los primeros aceros de Teleskop y su condición de edificio. Por su parte, este complejo que supera los 70 mil millones de pesos en ventas se prevé para entrega en el segundo semestre de 2018.

Durante el próximo año veremos a ARPRO también enfocados en el segmento de vivienda de interés social donde ya adelantan un producto en Tocancipá y con otros más que aún están en estructuración.

El diseño de las redes hidráulicas, sanitarias y el sistema de extinción de redes contra incendio de Teleskop estuvo a cargo de la firma que lidera el Ing. César Bohorquez. Hablamos con él sobre su participación en este gran proyecto y así lo relató:

“En lo referente al diseño de las redes de suministro de agua potable, el principal reto que tuvo nuestra oficina, ante este proyecto de gran altura, fue el lograr obtener un sistema de distribución que pudiera garantizar el confort al interior de cada una de las viviendas y oficinas, teniendo en cuenta que al centralizar el almacenamiento de agua potable en la parte más baja del edificio, se presentarían presiones de funcionamiento muy altas en los pisos inferiores.

El control y manejo de esas presiones, se logró mediante la adecuada selección y especificación de válvulas, materiales y equipos de presión, para garantizar un uso eficiente de energía que termine por reducir costos de mantenimiento para los propietarios finales del edificio.

El diseño del sistema sanitario y pluvial del proyecto, también se constituyó en un gran desafío para garantizar la adecuada evacuación y conexión con las redes del alcantarillado público; pues mezclar elementos como: niveles inferiores bajo la calzada, pisos superiores a más de 70 metros de altura y el uso mixto, no hizo fácil la continuidad de ductos para las instalaciones.

Al igual que en el suministro de agua potable, para el sistema de extinción de redes contra incendio y el control de presiones del sistema, fue necesario dividir el proyecto en dos grandes unidades: pisos bajos y pisos superiores, teniendo en cuenta además, que las presiones de funcionamiento para este sistema son mucho mayores a las que se requieren en la parte de agua potable”.

 

Related Posts

KMD sigue encontrando oportunidades en los Usos Mixtos
Konrad Brunner diseña un edificio en el que la ciudad también educa
Torre Bicentenario escribe un nuevo capítulo en la historia de Bogotá

Deja un comentario