Torre Bicentenario escribe un nuevo capítulo en la historia de Bogotá

Fotografías: Jairo Llano

Delimitado entre las calles 1era y 34, y desde los cerros orientales hasta la Avenida Troncal Caracas, el Centro Histórico de Bogotá es un manual de la memoria capitalina. Desde el Chorro de Quevedo, donde los libros dicen que se fundó, la incipiente ciudad ha crecido hasta ser la cambiante metrópolis de la actualidad.

El centro es uno de los pocos lugares que conserva la tradición arquitectónica y allí conviven las edificaciones coloniales de La Candelaria con el Capitolio Nacional construído en el siglo XIX; en sus calles se aprecian piezas Republicanas como la Estación de la Sabana, Funcionalistas como el Hotel Continental, Art Deco como la Biblioteca Nacional y Modernistas como las Torres del Parque.

Pero también están presentes construcciones contemporáneas como la Torre Bicentenario, proyecto conjunto entre Entorno AID y CMS + GMP, que llegó en 2013 para revitalizar la zona, integrándose con Transmilenio, el Eje ambiental de la Av. Jiménez y la Plazoleta de los Periodistas.

Torre-Bicentenario---Entorno-AID-ext-2Combinando hotel, espacios residenciales, comerciales y un paseo peatonal, lo interesante de esta torre es que armoniza con el Hotel Continental, la Antigua Gobernación de Cundinamarca, el Edificio Camacho y La Caja Agraria, edificios con los que tiene en común sus formas racionalistas, geométricas y minimalistas.

El edificio cohabita con la arquitectura existente y es un elemento de transición como nos cuenta Manuel Laverde, arquitecto de la Universidad de Los Andes y socio co fundador de Entorno AID, al afirmar que “Brindamos espacios en volumetría para que los vecinos siguieran mostrando su mejor arquitectura”.

“Al estar fuera del borde del centro histórico, nos permitió dialogar entre lo antiguo y lo nuevo, entre el ornamento de los detalles y la contundencia de la forma. Así mismo decidimos que el material de fachada sería beige, emulando la piedra muñeca de las canteras de La Calera en Bogotá, recurrente en todos los edificios del sector”.

Sus 17 pisos comienzan con una plazoleta de comidas inspirada en los años de 1920 y un spa gimnasio. A partir del tercero, y hasta el sexto, nace el hotel de 64 suites con lobby y terraza que mira a la Plazoleta de los Periodistas; desde el séptimo, 40 unidades residenciales muestran una espectacular vista de los Cerros Orientales y La Candelaria. Cuenta con ocho ascensores y tres sótanos de parqueo.

Proyectos como Torre Bicentario son la prueba fehaciente de que es posible conservar la memoria histórica, que a simple vista se aprecia en la arquitectura, y desarrollar diseños contemporáneos. La belleza de una ciudad no se mide por la cantidad de construcciones vanguardistas que dejan atrás a sus pares más longevas, sino por la forma en la que unas y otras coexisten y son valoradas desde su cronología, ya que todas fueron modernas para su época.  

Así se concibió la torre. CMS + GMP encargó el proyecto a la firma de arquitectos Entorno AID y entre ambas materializaron la intención de rehabilitar la zona, con la certeza de que primero era necesario realizar esquemas iniciales sobre la norma urbana del centro, paralizada desde los años 90. El resultado: Un diseño igual de imponente a los mejores ejemplos de la arquitectura moderna y republicana.

Porque Torre Bicentenario es un homenaje a la capital, una reinterpretación de la arquitectura de los años 70, un hermoso juego de sombras y luces que va más allá de las modas y tendencias reinantes, un edificio que aplaude la historia del centro de Bogotá y lo que cuentan sus edificios.

 

Related Posts

KMD sigue encontrando oportunidades en los Usos Mixtos
Konrad Brunner diseña un edificio en el que la ciudad también educa
ARPRO se compromete por una Bogotá moderna y competitiva

Deja un comentario