ZVA, especialistas en espacios de trabajo

Proyectos eficientes y de la mayor calidad por más de dos décadas, han posicionado a ZVA Group como una de las cinco mejores empresas mexicanas de diseño arquitectónico corporativo, con gran ventaja competitiva en la creación de experiencias a través del interiorismo.

Isabel Lira, arquitecta de la firma, refiere que las políticas del despacho están cada vez más identificadas con las necesidades de los seres humanos en sus espacios de trabajo, entendiendo que el entorno físico que proponen en sus diseños tiene un gran impacto en la motivación y el desempeño de los colaboradores. Además, añade que “La misión de ZVA es hacer obras que sean estéticamente increíbles sin caer en modas; funcionales; respetuosas con el medio ambiente, con sus usuarios; y comprometidas con la inversión de sus propietarios”.

A sus ejecuciones, que en un gran porcentaje son para empresas internacionales de gran nivel, se ha sumado recientemente una oficina complementaria para MetLife en el sector de Santa Fe en Ciudad de México, donde el diseño era sumamente valioso ya que una de sus finalidades es atender y concretar acuerdos importantes.

En este espacio de 350 m2 -“pequeño, pero muy dedicado” como lo señala la Arq. Lira-, se propuso un lenguaje formal y cauteloso que se apoya en las formas orgánicas y materiales como el mármol y la madera que representan la fuerza y la solidez que tiene la empresa, en una mezcla con cristales azules que a su vez hacen alusión a la cromática de la marca.

 

“Las figuras en madera dispuestas alrededor de la recepción provocan sensaciones estrechamente humanas de acogida y de protección, lo cual está muy ligado a los servicios de la aseguradora, dando el toque de ‘bienvenida’, perfecto”.

 

Posterior a la recepción, están las salas de juntas y el área operativa donde los muros son relativamente pocos; las aperturas y transparencias hacen de protagonistas. La implementación posee además un área de ‘pantry’ que es más dinámica y de colores cálidos donde se plasmó la imagen de Snoopy, que por más de 30 años acompañó las publicidades de la compañía, con el propósito de brindarles un ambiente más hogareño a los empleados.

 

“En la mayoría de nuestros proyectos la luz natural se inserta como un beneficio para todos, apostamos por la libertad para interactuar y colaborar, porque los usuarios puedan elegir dentro de una variedad de escenarios dónde estar y trabajar, ya que consideramos que los ambientes amigables con el ser humano, son también saludables para ellos”.

 

Notaría 104

El contraste de los proyectos habla de la versatilidad de ZVA. Aquí nos encontramos con un cliente totalmente distinto, cuyo negocio es una notaría pública cerca al centro de Oaxaca.

La intención de diseño de este programa era despedirse de la apariencia antigua y rígida que sugieren muchas de estas oficinas, y por el contrario, concebir un entorno de solidez, elegancia y modernidad.

La Notaría en sus 710 m2 incluye un sótano destinado a un archivo muerto; en planta baja, la recepción y los espacios para las primeras entrevistas con los abogados; las oficinas de los directores y sus asistentes en el primer nivel; y en el último piso, algunas dependencias abiertas, otras más bien cerradas, teniendo en cuenta que la naturaleza del negocio exige lugares privados.

 

“Aquí trabajamos una propuesta de vegetación, y era muy importante para el cliente integrar la naturaleza para hacerlo más local, entonces incluimos un jardín como remate visual en la planta de acceso y más elementos vivos en las escaleras. Todo esto le ha dado escala, vida y un sentido diferente al espacio”.

 

 

Finalmente, asegura la Arq. Isabel Lira, que ZVA sigue trabajando enérgicamente en la consolidación de nuevos proyectos sostenibles, cada vez más personalizados e incluyentes. De los cuales conoceremos los detalles en una próxima edición.

 

 

 

 

Related Posts

KMD sigue encontrando oportunidades en los Usos Mixtos
“Historias coherentes bien hechas” es el sello de Plasma Nodo
El nuevo campus de CENTRO tiene el trazo de Enrique Norten

Deja un comentario